FANDOM




Cooltext134052964508948

"Escape" es el capítulo cuatro de Planeta de los Muertos.

Escape Editar

Parte 4: EscapeEditar

Punto de vista de John.

Buscábamos rápidamente un barco para poder escapar, miraba hacía todos lados para ver si había algún Infectado, y al mismo tiempo veía a mi novia que se encontrara bien.

Tras varios minutos de buscar, oímos gritos de auxilio.

En ese momento dije.

John: ¿Escuchas eso?.

Eva: Sí, deben estar rodeados de Infectados.

Eva me respondió.

John: Debemos ir a ayudarlos.

Eva: ¿No crees que sería demasiado peligroso?.

John: No. Sígueme.

Fin del punto de vista de John.

John buscó a las personas que se encontraban en peligro para ayudarlas. Hasta que llegaron al supuesto lugar de dónde venían los pedidos de auxilio.

Eva: ¿De aquí vinieron los gritos, no?.

John: Sí.

Sin soltar su Mossberg 590, John seguía buscando., hasta que ve a dos personas encima del techo de un auto, rodeados de Infectados.

John: Mira...

John le señala.

Eva: Ten cuidado, amor.

John: Lo tendré.

Eran un total de cinco Infectados.

Al acercarse más y más el hombre se dio cuenta que John estaba cerca.

Allen: ¡Hey, ayúdenos, por favor!.

No sólo él se dio cuenta que John estaba cerca, los Infectados sintieron el olor a carne cerca de ellos...

De pronto, dos Infectados corren hacía John. Rápidamente, les dispara en la cabeza.

Los otros dos seguían en el auto, eso dio a John una ventaja.

John se acerca cuidadosamente, guarda su Mossberg 590 y toma su Glock 17, rápidamente les da un balazo a cada Infectado.

El hombre baja del techo del auto.

Allen: Muchas gracias, señor.

Allen le da la mano a John.

John: ¡Eva, ya puedes venir!.

Eva se acerca a ellos.

Eva: ¿Y quienes son ustedes?.

Allen: Allen, Allen Anderson, y él es mi hijo Jim Anderson.

Eva se acerca a Jim.

Eva: ¿Cuántos años tienes?.

Jim: Diez...

Jim se esconde detrás de su padre.

Allen: Es un poco tímido.

John ve que dos Infectados están cerca del lugar.

John: Umm... debemos irnos de inmediato, los disparos atrajeron a más Infectados. En unos minutos el lugar estará llenó de estás cosas.

Eva: ¿Vienen con nosotros?.

Allen: Mientras seamos más gente, mejor. Iremos con ustedes.

John le cuenta a Allen su plan para escapar de la ciudad, Allen le dice que él tiene una lancha.

Allen los lleva.

Eva: ¡Es una lancha, qué suerte!.

Allen: Sí, es una Quicksilver Marine Sur 268.

Jim: Papi, mira.

Jim le señala tres Infectados que se acercaban a ellos.

John: Rápido, subamos.

Los cuatro suben a la lancha.

John: Descansa un poco Eva.

Eva: Sí, estoy exhaustas.

Eva se acuesta en una frazada que había ahí.

Allen: Tú debes hacer lo mismo, Jim.

Jim se acuesta al lado de Eva.

Rápidamente los dos se duermen.

Allen: Jaja, se durmieron rápido.

John: Jaja, sí.

Allen: Ahora que estamos tranquilos, sin ningún Infectado que nos acose...

John: ¿Acose?, jaja.

Allen: Bueno, es un forma de decir, jaja.

John: Jaja.

Allen: Bien, sin que nos anden acosando esos Infectados, ¿Por qué escapar en lancha y no por el puente?.

John: Tras ver que todo se iba al carajo, Eva y yo buscamos un vehículo para escapar por el puente Golden Gate, lamentablemente cuatro tanques de guerra y varios soldados no nos dejaban cruzar. Al llegar los Infectados al puente, un Helicóptero disparó varios misiles por todo el puente, derribándolo por completo, abandonando a las personas y a sus soldados...

Allen: Así que por eso...

John: Descansaré un poco.

Varios minutos manejó Allen la lancha.

Allen: ...eh... ¡Ya llegamos!.

Los tres se despiertan.

Eva: ¡¿QUÉ?!, ah...

John: ¿Qué pasó Eva?.

Eva: Sólo... sólo... una pesadilla...

Allen detiene la lancha.

John: Antes de bajar, Allen.

Allen: ¿Sí?.

John le entrega la Beretta 92FS Inox.

John: ¿Sabes usarla?.

Allen: Sí, fui a práctica de tiro por dos semanas, un poco sé.

John: Recuerda, sólo un balazo en la cabeza...

Allen: Bien.

Los cuatro bajan.

Eva. ¿Y ahora a dónde vamos?.

John: Estuve pensando en instalarnos en alguna cabaña del parque Nacional de Yosemite. No creo que haya muchos Infectados por ahí.

Allen: No podemos estar un momento quieto, estos bichos te persiguen sin cesar...

John: Sí, debemos apurarnos.

Los cuatro comienzan a adentrarse al parque Nacional de Yosemite, siendo perseguidos por varios Infectados.

John y Allen disparaban a cada Infectado que se les cruzaba.

Durante varios minutos estuvieron así, hasta que al fin encontraron una cabaña en el parque.

Rápidamente entran allí.

John: Ayúdame con esto, Allen.

Allen: Sí.

John y Allen colocan un armario en la puerta de la cabaña.

Allen: Así no podrán cruzar, buena idea, John.

John observa por la ventana a todos los Infectados.

Eva se acerca a él.

Eva: Suerte que las ventanas tienen rejas, sino ya hubieran entrado.

John: Mira. La cabaña tiene rejas al rededor, si cerramos el portón y liquidamos a los Infectados que están acá, podremos vivir acá seguros. Sí, este será nuestro nuevo hogar...

Allen: Esa es una buena idea.

John: Por ahora descansemos. Estamos muy cansados cómo para seguir.

Eva: ¿Ese armario resistirá?.

John: No te preocupes, sólo... descansa.

Horas después.

Los golpes en la puerta seguían después de varias horas.

John y Allen sacan el armario y lo colocan al lado de una cama.

John y Allen se paran en la puerta, John tiene su Glock 17 y Allen la Beretta 92FS Inox.

John: Escucha Allen. A la cuenta de tres salimos de acá, yo me encargaré de matar a todos los Infectados, y vos cerrarás la reja, una vez cerrada la reja, también matarás a los Infectados. ¿Ok?.

Allen: ¿Por qué yo tengo que cerrar la reja?.

John: Tengo mejor puntería.

John cuenta hasta y tres, y rápidamente salen.

John se coloca en una posición y mata a cada Infectado que intentaba atacarlo a él y a Allen.

Mientras Allen, cierra la reja rápidamente, y comienza a matar a cada Infectado.

Los dos lograron matar a todos los Infectados que estaban dentro del terreno de la cabaña.

John: ¡Bien hecho Allen!.

Allen: ¡Gracias!.

John: La cabaña... es nuestra...